Las Cuatro Promesas del Perdón

A través del perdón Dios derriba las paredes que nuestros pecados han construido y abre el camino para una relación renovada con él. Esto es exactamente lo que debemos hacer si queremos perdonar como el Señor nos perdonó a nosotros: Debemos liberar a la persona que nos ha ofendido del castigo de estar separada de nosotros. No debemos guardar ofensas contra otras personas, no debemos pensar en las ofensas y no debemos castigarlas por las ofensas. Por lo tanto, el perdón puede ser descrito como una decisión de hacer cuatro promesas:

1.  “No me detendré en este incidente”

2.  “No volveré a mencionar este incidente para usarlo contra ti”

3.  “No hablaré a otros acerca de este incidente”

4.  “No dejaré que este incidente se interponga entre nosotros o entorpezca nuestra relación personal”

Al hacer y cumplir estas promesas, usted puede derribar las paredes que se interponen entre usted y su ofensor. Promete no detenerse en el problema o dar vueltas al problema, o de castigar a la persona manteniéndola a la distancia. Usted despeja el camino para que su relación se desarrolle libre de recuerdos de ofensas del pasado. Esto es exactamente lo que Dios hace por nosotros, y es lo que nos llama a hacer por los demás.


Tomado de The Peacemaker: A Biblical Guide to Resolving Personal Conflict, por Ken Sande (Updated Edition, Baker Books, 2003)