Los Siete Elementos de la Confesión

A medida que Dios abre sus ojos para ver cómo usted ha pecado contra otras personas, simultáneamente le ofrece una forma de encontrar libertad de sus ofensas del pasado. Se llama confesión. Muchas personas no han experimentado jamás esta libertad porque nunca aprendieron a confesar sus ofensas sincera e incondicionalmente. En cambio, usan palabras como: “Lamento si te ofendí”. “Olvidemos simplemente el pasado”. “Supongo que podría haber hecho un trabajo mejor”. “Supongo que no es todo culpa tuya”. Estas afirmaciones simbólicas raramente provocan un perdón y una reconciliación genuinos. Si usted realmente quiere lograr la paz, pida a Dios que lo ayude a transmitir gracia reconociendo humildemente y completamente sus ofensas. Una forma de hacer esto es usando los Siete Elementos de la Confesión.

1. Diríjase a todas las personas involucradas (todas las personas a las que usted afectó)

2. Evite usar “si”, “pero” y “tal vez” (no intente disculpar sus ofensas)

3. Reconozca concretamente (tanto actitudes como acciones)

4. Reconozca el daño (exprese pena por lastimar a alguien)

5. Acepte las consecuencias (por ejemplo, haciendo restitución)

6. Cambie su comportamiento (cambie sus actitudes y acciones)

7. Pida perdón

Ver Mateo 7:3-5; 1 Juan 1:8-9; Proverbios 28:13.